Las 3 Preguntas del filósofo Sócrates que debes conocer y nunca olvidar.

Sócrates es uno de los filósofos más conocidos de todos los tiempos, grandes enseñanzas a dejado a lo largo de su vida.

Fue maestro de Platón además este tuvo como su alumno a Aristóteles.

Los tres han sido los máximos representantes de la filosofía en la antigua Grecia.

Existe varias reflexiones por resaltar de este gran filósofo, pero en esta ocasión solo daremos énfasis a una que debes de tener siempre en cuenta para cualquier ocasión y se trata de las tres preguntas de Sócrates.

Foto: Google

Cuentan que un día Socrates estaba sentado meditando llego a una conclusión.

Y llegando un conocido suyo Sócrates le hizo esta pregunta:

—Sócrates, ¿sabe usted lo que acabo de oír acerca de uno de sus estudiantes?
—Espera —le espetó el filósofo—. Antes de contarme nada me gustaría formularte tres preguntas. La primera tiene que ver con la verdad —anunció—, ¿estás seguro de que lo que vas a contarme es cierto?
—No —respondió el joven—, acaban de contármelo.
—Es decir, que no sabes si es cierto o no —contestó Sócrates—. Ahora la segunda pregunta, que tiene que ver con la bondad: lo que vas a decirme de mi estudiante, ¿es algo bueno?
—No, pero…
—Por lo tanto —interrumpió Sócrates—, ¿vas a decirme algo malo de otra persona, a pesar de no estar seguro de si es verdad o no?
El joven, avergonzado, asintió. Sin embargo, al viejo filósofo aún le quedaba una pregunta por formular
—La tercera pregunta tiene que ver con la utilidad —dijo Sócrates—. Lo que vas a contarme de mi estudiante, ¿será provechoso para alguien?
—No, en realidad…
—Bien —continuó Sócrates—, lo que quieres contarme es algo que no sabes si es cierto, que no es bueno y que ni siquiera es de provecho para alguien. Entonces, ¿por qué hablar sobre ello? Vete de aquí con tus infundios y bulos.

Con esta reflexión Sócrates expreso que no es nada bueno estar hablando de la gente cuando alguien empieza a rumorear cosas que nunca se ha demostrado, pero que lamentablemente comienzan a difamar por el simple hecho de un chisme.

Es por eso que antes de hablar debes de pensar lo que vas a decir y hacerle entender a la otra persona que reflexione y que tenga en cuenta las sabias palabras de Sócrates.